Blogia
LETRAS VS PALABRAS - El weblog de Graciela

Poemas del libro: FASES LUNARES

COMO UNA ROCA

COMO UNA ROCA

 

Como una roca,
fría, sin vida,
así pido a Dios transforme mis entrañas,
para que no las atenace el dolor
cuando estando en mis brazos
regresas allá.

Quitarme el corazón,
transformarlo en pieza de orfebrería,
en la que los recuerdos no importen,
latiendo cuando estás cerca
aunque grite por detenerse.

Como una roca,
tan solo una roca,
eso quiero ser
cuando recuerdas lo que yo quiero olvidar,
tan solo una roca.

Nada más que una roca.

          Graciela Vera

Ilustración: pintura de Chris Shereve 'Woman and man2

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

BUSCANDO

BUSCANDO

 

 

Arrastro estrellas sin noches,
días eternos,
sin atardeceres ni soles.


Pienso en lo que ya no es.
Pasos que se detienen,
nada tras la puerta.
 
 
Busco palabras nuevas,
recuerdos del mañana
sujetos a la espera.

Viví sin existir.
¿Qué me deparó el ayer?
¿Hacia donde me lleva el hoy?

Sigo caminos sin sendas,
derroteros ya vistos,
no hay mapas, ni auto stop.

Arrastro, pienso,
¿busco aún?
¿Acaso ya llegué?


Sin brújulas hallé la senda,
cogí soles y viví con las estrellas
y ya no añoré lo añorado.


No más días sin atardeceres,
no mas caminos ya recorridos;
tú tras la puerta,


arropando mis ansias,
en miles de palabras viejas.
Final de la búsqueda.


              Graciela Vera

Ilustración: pintura 'mujer con camisa' de Gil Gamundi

AMAR ES DAR

AMAR ES DAR

 

Amar es dar
mas allá de los sentimientos,
entrega de vida,
saber decir gracias
mirándonos a los ojos.

Amar es dar
cuando las manos tiemblan
buscado amparo y consuelo,
saber decir gracias
sin callar verdades.

Amar es dar
sin pensar en que dirán
quienes no conocen de nuestro querer,
saber decir gracias
y todos los días comenzar.

Amar es saber decir gracias
y dar cada día más.

      Graciela Vera

BUSCAD MI CORAZA

BUSCAD MI CORAZA


Voy buscando mi coraza.
Era mía, me protegía,
un día me la robó tu amor
y ahora le necesito y reclamo.

Buscadla y dádmela
aunque esté en pedazos,
no quiero de nuevo sufrir
y necesito cubrir
de acero mi alma.

¿En pedazos me la dais?
No importa, en pedazos la acepto,
solo necesito un trocito
en el que guarecer el corazón.

Ayudadme a ponérmela
¿no sabéis acaso
que mi amado no debe
volver a verme llorar?

            Graciela Vera

CELOS (II)

CELOS (II)

 

No quiero llorar cuando lloro
lágrimas que no deberían ser.

¿Es egoísta el amor,
o el amor es solo egoísmo?
No concibo  posible no celarte
cuando la vida no es vida
sin el calor de tu vida.

No quiero gritar cuando grito
lamentos que no debería exhalar.

¿Hay egoísmo en amar,
o amar es solo egoísmo?
No puedo aceptar que tu aceptes,
no puedo sonreír,
ni siquiera dibujar una mueca.

No quiero llamarte cuando te llamo
ni decir palabras que debería callar.

¿Crees que el amor
está más allá de los celos?

Desgraciada de mi si no celaras
día y noche mi amor;
desgraciado de ti si no sintieras
que me muero de celos por el tuyo.

                                       
                Graciela Vera 

Ilustración, pintura de Laura Higgins Palmer

CELOS

CELOS

 


Cual alas veladas
por oscura ráfaga,
se extienden los celos
cubriéndome con su manto.
Extrañas, nefastas criaturas,
creciendo, emergiendo
desde las entrañas de mi ser.
Dolor, irremediable holocausto,
destructora, punzante agonía
que derrama el néctar del amor
en vana entrega que no será.
Celos, mucho más,
quizás menos,
tan solo caricias muertas.


                 Graciela Vera

AHORA

AHORA

 


Antes...
antes solo una sonrisa,
mueca repetida de tantos fracasos,
cúmulo de respuestas
a preguntas inexistentes,
apropiación de razones,
tonto pretexto de nuevos errores.

Antes...
antes solo un adiós,
la puerta que se golpea,
un pistillo cerrándose a la vida,
afuera la mentira que se compra,
dentro se oculta el dolor,
mentido orgasmo de ilusiones muertas.

Antes...
antes el orgullo de ser nada,
tan nada, hombre y mujer, nada,
solo marionetas en la soledad
buscando justificaciones,
extrayendo más soledad
de un todo que ya dejó de ser.

Ahora...
ahora aprendimos que somos dos,
palabras que se entrelazan
difuminando un nunca más,
y los ojos buscándose para creer,
mintiendo al olvido que acecha presentes,
ya, nunca más resucitarán los fantasmas.

       

               Graciela Vera

CLARO QUE LO SABÍAS

CLARO QUE LO SABÍAS

 

¿Sabías que el amor es
como un niño pequeñito?,
necesita de las caricias,
de las frases suavitas
y de los besos trémulos.
¿Sabías que para que sea eterno
el amor necesita palabras?,
sueños compartidos,
pensar dos en uno.
¿Sabías que el amor es
como la inmensidad del mar?.
Es profundo, brillando
en la oscuridad del tiempo,
y en su silencio estrecha
mil colores, cien sonidos.
¿sabías que el amor necesita,
palabras tiernas,
sueños de vida,
silencios de besos,
tu confianza en mi entrega,
la mía en tu cariño,
hacer de dos corazones
un solo, estridente latido?
Dar... compartir...entregar...
¿Lo sabías?.
¡Claro que lo sabías,
si tú me enseñaste a amar!.


                                 
             Graciela Vera

CAMINANDO

 

Caminando,
mi mano escondida en la tuya
como  en tantos paseos realizados,
iguales, pero siempre diferentes,
me dijiste al oído un te quiero,
igual, tan distinto al anterior.
Me estremezco y tiemblo emocionada.


Graciela Vera

ALAS NEGRAS

ALAS NEGRAS

 

Extendió sus alas
más negras que las del  tordo
buscando cubrir
con lúgubre manto
el lecho de nuestro amor.
Entró, tendiendo cual tentáculos
sombríos brazos atrayéndote,
impulsándote hacia derroteros
de escarpados caminos,
mitológica venganza
en moderna cibermagia,
como Aoife arrancó a Lir
el preciado amor de sus hijos,
cual astuta Medea conquistando a Jasón,
Xelena llega desde las sombras
acechando, como hembra en celo,
la dicha que un día me regalaste.

        Graciela Vera

AROMA A CAFÉ

AROMA A CAFÉ

Aroma a café,
voces,
un bar,
una ventana,
el sol, tímido,

veo pasar a otros,
hombres y mujeres,
cada uno con su sueño.

Se enfría el café,
amargo para el paladar,
dulzón a los sentido,
risas,
conversaciones ajenas,
marco indefinido
de pensamientos.
recuerdos de hoy,
de ayer y de mañana.

Estoy sola en el bar
rodeada de ti,
impregnada de tu amor.
el café sabe a ayeres,
solo quiero mañanas
continuando este hoy.

No hay ya ayeres,
las papilas saborean
el gusto amargo-dulzón,
nuevo,
de mañanas aguardándote,
de espinas que ya no son. 

          Graciela Vera

Ilustración: pintura  'Mujer bebiendo café' de Gizem Saka

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

AMARRADA

AMARRADA

 

Estoy amarrada
a tu cuerpo
por los nudos recios
de tus manos.
Cedria que nos une
piel contra piel
apretando el abrazo
en excelsa espera.


          Graciela Vera

 

Ilustración: 'sogas' de Susana Beibe

 

CANTO AL AMOR

CANTO AL AMOR

 

Afrodita nos cobijó en sus brazos,
en nubes de tul arropó nuestras ilusiones.
Nos lleva al éxtasis, día a día,
placer supremo.
Nos arrullan Las Gracias, satisfechas,
al elevarnos al culmen del deseo compartido.
¡Desdichado quién no conocerá jamás
el arrebato desmedido!,
muy atrás los temores,
paroxismo de pasiones enhebrando quimeras,
dejando en cada suspiro gorjeos de ruiseñores.
Palabras siempre repetidas en quedo arrullo,
en nuestro mundo solo estamos, tú y yo.

                                           

                        Graciela Vera

ASÍ

ASÍ

El amor no arrulla,
poco sabe de historias,
extorsiona almas
reclamando el todo.

No comparte recuerdos,
fanfarrón iluso,
aprisiona presentes,
hebras de un sueño

El amor no agradece,
devora el tiempo
en ansias locas,
frenesí de placeres.

Escupe horas de desapego
bebiendo de su permanente lujuria,
desgarra las entrañas
exigiendo más y más.

No reclama caricias,
exige arrebatos,
libinidosa victoria
más allá de los sentidos.

Esperanzas embroncadas,
desaciertos y atinos,
el milagro clamando
por un nunca más.

              

      
           Graciela Vera

AQUEL MES DE JULIO

AQUEL MES DE JULIO

Para ti, hombre que me hizo sentir mujer; esposo que me hizo amante.
En el Hospital Torrecárdenas, a 1º de mayo del 2003 recordando otras
vivencias en un mes de julio del 2001. 
               

 Aquel mes de julio
de extrañas estrellas,
con tu mano siempre presta
a la caricia tan deseada;
de los ojos apretados
dejando escapar, en un rosario de sueños
la trémula promesa,
quiero arrancarlo del pasado,
y en este presente,
revivir la ilusión
de un mayo de malvones rojos,
de vientos del poniente
y de recuerdos que alertan al hoy.

Hagamos nuestra la vida
¡amor!... ¿recuerdas?...
Aguardando el alba
las palabras confesaron ilusiones;
resplandor de amaneceres
dejaron atrás aquellas noches
amigas de nuestras confidencias.
Ahuyentemos la permisividad
que adormece los sentimientos.

Escucha amor mi deseo,
añoro ¡bendito anhelo!
oír tu voz llamándome con ansias,

regalo de tu querer,
haciendo silencios a la bronca
y broncas a los infortunios,
uniéndonos en la semioscuridad
que hace cómplice los pasillos
e íntimos los momentos en compañía.

Aquel mes de julio
que reclama hoy su presencia
quiero inmolar soles
y rescatar primaveras.

                 tuya, Graciela


                           Graciela Vera

NO ME DEJES NUNCA

No me dejes nunca,
no es ruego
ni promesa arrebatada
en aras del cariño.

No me dejes nunca.
..............................
Cuando la noche se haga luz,
cuando de las sombras surja
en mil colores la eternidad,
más juntos que nunca,
tomados de la mano
emergeremos a la vida.

No me dejes nunca,
yo te prometo
que si primero me alejara,
no resignaré el quererte.

No me dejes nunca.
..............................
Cuando solo uno esté,
desde el cosmos infinito,
formará con el otro cortejo nupcial
que velará las noches
en que en célicos brazos arrulle
la cabeza que reposa serena.

No me dejes nunca, amor,
yo te prometo
ante el Señor de la perpetuidad,
que no te dejaré nunca.


     Graciela


No me dejes nunca, amor,
yo te juro
ante la grandeza del Dios de lo eterno,
que no te dejaré nunca jamás.

         Enrique

        Agosto 2001

CONTROVERSIA

CONTROVERSIA

 

Como inocente controversia,
en imposible aleación
amor y amar se separan
apenas unir los vocablos.

Lejana confulgencia
donde duermen los recuerdos;
silencioso, oculto cantil,
eclipse de conjeturas
escondidas tras cautelosa sentencia.

Los sueños son arrebatos
en la incertidumbre profana
que desnuda las ideas
y deja, de tanto amor
sin saber amar, a los amantes.


                         

           Graciela Vera

Ilustración 'Lovers', pintura de Slawec Gruca

AQUEL MES DE AGOSTO

AQUEL MES DE AGOSTO

Hoy no quiero cantarle
a soles que ocultan
atardeceres con brumas,
no quiero divagar entre estrellas
huyendo de un errático cíclope,
hijo de la tierra y del cielo,
y por eso quizás
hermano de nuestro amor.
No quiero la seguridad
si no tiene el perfume
que encontré en tus brazos
en perfecta comunión con los sentidos.
Tus manos llevándome,
acompasados nuestros pasos;
aquí y allá,
hoy como ayer...
Mañanas como fueron aquellas,
noches y días soñando,
juntos, los ojos mirando el futuro.
Fuimos, de dos, uno.
Rechazo del costumbrismo,
del cambio de lo perfecto por la sinrazón.
Quiero atrapar las noches
de un verano de flores
y promesas sin tabúes;
rezar al Dios de los amantes
para que nunca
la incertidumbre se ensañe
haciéndonos olvidar aquel mes de agosto.


                        Graciela Vera

Ilustración:  pintura 'Tres bailarinas de Ballet'

de Edgard Degas 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

MI NOMBRE EN LA ARENA

MI NOMBRE EN LA ARENA
La noche que escribiste
mi nombre en la arena,
cuando las estrellas
se zambullían en la mar
guiñándonos ojos de plata,
esa noche rogué al viento
que no borrara aquel
'Graciela, te amo'
que dejaste grabado
por la infinitud de un minuto
en la eternidad
de un rayo de luna
mientras las estrellas
continuaban cayendo a la mar.


     Graciela Vera
Ilustración: Foto Carranchio 

ABSURDOS

ABSURDOS
Esta noche escribí
en un pentagrama de recuerdos,
la música silenciosa
que canta sobre los amores
y llora por los olvidos.
Con un pincel sin colores
embadurné el lienzo invisible
donde viven los sueños
y mueren las razones.
Aguardé el instante preciso,
cuando la luna se va a dormir
antes de que se confunda en aurora,
y entonces volví a la casa,
busqué el sueño reparador
y encontré rastros de un huracán,
allá, tú con los ojos sin mi,
aquí, las sábanas frías de soledad.

Graciela Vera
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres